Lo que debe hacer y lo que no debe hacer ante la ejecución hipotecaria

Enfrentar una ejecución hipotecaria es algo muy estresante, pero hay algunas cosas que debe hacer, y otras que no debe hacer, para evitar que la situación empeore.

  • CONTESTE el teléfono y lea su correspondencia. Evitar a su prestador no hará desaparecer el problema. Más bien lo va a empeorar. Su prestador tal vez pueda ayudarle, de modo que asegúrese de contestar el teléfono y de leer cualquier correspondencia que éste le haya enviado.
  • EVALÚE realísticamente su situación. ¿Son temporales sus problemas financieros? Si ha perdido el empleo temporalmente y va a estar bien una vez que encuentre un nuevo trabajo, llame a su prestador. Éste tal vez pueda ofrecerle una indulgencia de morosidad o un plan de pagos.

CONSIDERE sus opciones. Si no está en condiciones de quedarse con su casa, considere venderla antes de enfrentar una ejecución. Si ya dejó de hacer un pago hipotecario, llame a su prestador. Tal vez haya opciones de compra, como una liquidación incompleta o una asunción (ver columna al margen derecho) que le ayuden a evitar la ejecución hipotecaria.

ESTÉ al tanto de ciertas responsabilidades financieras.
Aunque su prestador venda su propiedad, usted podría seguir siendo responsable de la diferencia entre el precio de venta y la cantidad que debe. También es importante saber que usted podría ser responsable del pago de ciertos impuestos cuando un prestador ejecuta su propiedad. No obstante, el Servicio de Impuestos Internos (Internal Revenue Service, IRS, por sus siglas en inglés) ofrece ayuda tributaria en ciertas ocasiones (en inglés).

Proteja sus bienes.
Reconozca que tal vez tenga considerable capital acumulado en su propiedad, el cual es preciso conservar.

  • NO se mude de su casa. Para poder calificar para recibir asistencia, a los propietarios suelen pedirles que sigan viviendo en sus casas. Asegúrese de hablar con su prestador antes de pensar en mudarse.
  • NO ignore el problema. Tal vez le sea posible quedarse con su casa, pero si espera a tomar medidas al respecto, le quedarán pocas opciones disponibles. Usted tiene ciertos derechos y puede tomar ciertos pasos que le ayudarán a quedarse con su casa; sin embargo, sólo tiene una cantidad limitada de tiempo para reclamar esos derechos o dar esos pasos.
    Hable con un abogado u organización de ayuda legal, pues sus derechos varían de un estado a otro. La mayoría de los estados y las grandes ciudades tienen organizaciones de ayuda legal; para encontrar una cerca de usted, vaya a Legal Services Corporation (en inglés), que es una organización patrocinada por el gobierno para proporcionar asistencia legal civil de alta calidad a los estadounidenses de bajos ingresos.

NO se convenza a sí mismo de que puede pagar una casa si en realidad no puede hacerlo. La mayoría de los prestadores prestarán únicamente lo que el prestatario puede pagar, pero algunos menos escrupulosos dejarán que los prestatarios excedan sus límites. En algunos casos, una casa que antes estaba al alcance de sus medios, pueda dejar de estarlo debido a cambios en las circunstancias de su vida. Si su hipoteca verdaderamente está fuera de su alcance económico, considere vender la casa y comprar una menos cara o alquilar por un periodo de tiempo antes que la última opción que le quede sea la ejecución hipotecaria. Llame a su compañía hipotecaria; tal vez ésta pueda ayudarle a evitar la ejecución hipotecaria aceptando una asunción o una liquidación incompleta.

  • No sea víctima de una estafa.
    Algunas personas quieren obtener ganancias con su infortunio, ofreciéndoles ponerse en contacto y hacer todo el papeleo y negociaciones con su prestador a nombre suyo - por un cargo. Vea el útil video que Freddie Mac publicó en YouTube titulado "Estafas de la Ejecución Hipotecaria 101" ("Foreclosure Scams 101").


 

 




              Niki's Blog